Bienvenidos a bordo

y gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno que es el de la maternidad. Me río yo de las peripecias de Ulises y de la paciencia de Penélope. Me río de los 12 trabajos de Hércules... ser madre sí es toda una aventura, a veces desesperante, casi siempre agotadora... pero siempre, siempre, siempre ¡tan gratificante! ¿queréis compartirla con mi familia?

domingo, 25 de marzo de 2018

Tarta de fresas sin gluten, sin huevo y sin lácteos

Casi nada, ayer estábamos invitados a tomar café con la familia, lo que incluía dos celiacos y un intolerante al huevo y a la proteína de la leche. Yo tenía un montón de fresas así que me apeteció hacer una tarta pero anda que no había que tener en cuenta intolerancias. Peeeerooo, google lo sabe todo así que rebuscando por ahí encontré una receta en la que basarme aquí.

Os confieso que no tenía yo nada claro cómo iba a resultar la cosa, así tan sin nada, pero oye, que salió bastante buena (y el trozo que quedó y que nos hemos terminado hoy más rico aún, la masa gana con un día de reposo en el frigorífico) Así me quedó.



Como os digo, me basé en la receta de "El horno de Lucía" pero adaptándola un poco. Os cuento cómo la hice yo:

INGREDIENTES:

Un montón de fresas (a mí me gusta con mucha fruta y poco bizcocho pero al gusto)
90 gr. de panela
75 gr. de aceite de oliva virgen extra
300ml de zumo de naranja natural
1 plátano (que había leído por algún sitio que los veganos utilizan en repostería como sustituto del huevo)
 225 gr. de harina de arroz (certificada sin gluten, ojo a las trazas)

Y, en este caso, no añadí la levadura porque aunque sí es sin gluten, y por tanto apta para mi hija y el sobrino número 1, ponía que podía contener leche así que no me valía para el sobrino número 2. Me preocupaba un poco pero como en esta tarta el bizcocho básicamente sólo sirve de soporte a la fruta, tampoco me importaba si no subía.

La PREPARACIÓN es facilísima:

Se cortan en trocitos unas cuantas fresas y se ponen en la base del molde que vayamos a utilizar. Éstas quedarán integradas en el bizcocho pero guardad todavía unas cuantas para decorar por encima.

Para el bizcocho, yo eché primero el azúcar con el aceite, el plátano a trocitos y el zumo de naranja y batí bien todo junto, añadiendo la harina poco a poco hasta que quedó todo bien integrado. Se echa el batido por encima de las fresas del molde, cubriéndolas bien y ya sólo nos queda decorar con el resto de fresas, cortadas por la mitad y añadir, si queréis, más azúcar por encima.

Al horno hasta que esté hecho el bizcocho. Yo aquí ya soy como las abuelas, "lo que te pida el pastel", no sabría deciros cuánto tiempo lo tuve, con lo malo que me sabía a mí esto cuando empezaba a cocinar...

Cuando lo saqué del horno como no me gustó mucho el color pochete que tenía preparé en un cazo un poco de agua con azúcar y mermelada de frutos del bosque (dejar hervir un poco todo junto mezclando bien) y se lo eché por encima, que siempre parece que le da mejor colorcito y brillo.

Dejar enfriar ¡y listo! (y si la preparáis el día de antes más buena aún)

¡A disfrutarla!

lunes, 5 de febrero de 2018

Escaparates con ciencia

Lo cierto es que después de habernos sorprendido con el libro "Las chicas son guerreras: 26 rebeldes que cambiaron el mundo", la inciativa de Made in Zaragoza de invitar a comercios zaragozanos a dedicar sus escaparates a mujeres científicas nos venía como anillo al dedo.

Nuestra idea era haber dedicado la tarde del sábado a peregrinar de escaparate en escaparate siguiendo la lista de participantes. Pero la llovizna continua y que al final se me pasó organizar mínimamente la ruta, hicieron que sólo nos acercáramos a ver dos de los escaparates, los de Dessin Moda y Complementos, dedicado a la doctora estadounidense Virgina Apgar, creadora del famoso test que a toda madres nos suena, y Olé tus libros, dedicado a la matemática iraní Maryan Mirzakani, a la que, curiosamente, de pequeña parecía gustarle más leer y escribir cuentos que las mates (lo que me ha venido de perlas para recordarle a mi hija que aunque le gusten más las letras, también puede hacer grandes cosas en ciencias si se lo propone)




Teniendo en cuenta que hasta hoy mismo no conocía a ninguna de estas dos grandes mujeres (y las que iremos descubriendo en próximos paseos en busca de estos escaparates) me parece una gran iniciativa. Os invito a visitarlos también en familia y comentar vuestros descubrimientos. ¡Y no olvidéis contármelo!

lunes, 22 de enero de 2018

Finalizando el reto lector: Enero

Así es, casi sin enterarnos, hemos llegado al final de nuestro recto lector de este año, y no creáis, me ronda la cabeza volver a preparar otro para continuar, que no es que nos haga mucha falta que nos empujen para leer a ninguno (bueno, al padre de las criaturas un poco sí pero total, tampoco le ha hecho mucho caso al reto, igual le da...)

El caso es que para enero la elección de la lectura estaba fácil. Algo que nos hubieran traído los Reyes Magos (por esta casa no les ocurriría aparecer sin algún libro) He aquí las lecturas elegidas de entre nuestro "botín" de Reyes Magos:


Sofía ha flipado con Mystical, de la zaragozana Marta Álvarez, que además estuvo un día en su cole presentando el libro. Guille devoró el manga de Zelda. No estuvieron listos ni nada los Reyes Magos. Empieza a atraerle el mundillo manga y sigue flipando con el juego de Zelda (no hace falta que os recuerde cómo se llama nuestra perra ¿no?) así que era una apuesta segura.

Ricardo ahí va, piano piano con el nuevo ladrillo de Ken Follet. A mí es que me parece que todos sus libros son iguales pero bueno, a él le gustan así que adelante... no creo que lo termine de aquí a fin de mes pero como todos los demás hemos cumplido ya con nuestro reto os lo cuento ya.

Por mi parte, tenía curiosidad por ver por dónde iba un autor que hace años me gustaba mucho: Arturo Pérez Reverte y lo cierto es que la de una mujer espía en Tánger me atraía especialmente. Me quedo con lo dicho: hace años me gustaba mucho...

Y entre libro y libro, como nos gustó tanto la experiencia de leer Wonder en familia, alternando la lectura en voz alta, decidimos repetirla con otro de nuestros regalos de Reyes, éste etiquetado para toda la familia:


A algunas de las protagonistas ya las conocíamos, claro, pero alucino leyendo algunas historias de mujeres magníficas que no tienen, ni remotamente, la notoriedad que deberían tener. Cuánto nos queda todavía por hacer. Sobre todo en la educación de nuestros hijos. Por eso quise que lo leyésemos todos juntos. Me interesaba muchísimo que Sofía conociera a tantas grandes mujeres, por supuesto, pero también que las conociera Guille. Por cierto, otro día os contaré la última aventura en la que se ha aventurado mi chica, que ésta sí es toda una guerrera. 

Por ahora me quedo pensando en nuevas ideas para un próximo lector. ¿Se te ocurre algo? cuéntamelo en comentarios. 

Seguidores